Lección 32 | Los Finales.Finales de Alfil contra Caballo Parte nº1

Uno de los problemas más frecuentes que se presentan en la partida es la valoración del alfil y del caballo en una posición determinada. La circunstancia de que estas piezas tengan un valor material equivalente, pero unos movimientos completamente distintos hace que la valoración dependa de otros factores de la posición que hay que aprender a valorar bien. Y es precisamente en el final, cuando las demás piezas han sido cambiadas, cuando aparecen más claramente las características que hacen que una de esas piezas tenga supremacía frente a la otra.

Debido a las características de ambas piezas, el alfil es superior en posiciones abiertas, con juego en ambas alas, mientras que al caballo le favorecen las posiciones cerradas especialmente con el juego centrado en un solo flanco.

Capablanca, en su libro Fundamentos de ajedrez, expone cuatro posiciones cuya valoración resume muy bien el tipo de posiciones que favorece a una u otra pieza. Las tres primeras son muy similares:

Esta posición está igualada. La posición de los peones está equilibrada en ambos flancos y, si ninguno de los jugadores comete algún grave error, la partida debe terminar en tablas. Si acaso el alfil es muy ligeramente superior.

Esta posición en cambio, es favorable al alfil. La posición de los peones en ambos flancos está desequilibrada y, en tales posiciones, se manifiesta una de las ventajas del alfil, su largo alcance y la posibilidad de actuar en los dos flancos simultáneamente. Así el alfil puede apoyar el avance de su mayoría en el flanco de rey y controlar el de las negras en el otro flanco. De todas maneras, según Capablanca, jugando con precisión, las negras deben conseguir las tablas.

En la tercera posición, la ventaja del alfil ha aumentado considerablemente. La posición de los peones en ambos flancos está muy desequilibrada y además hay peones pasados. El caballo no puede dividir sus funciones, o está deteniendo el peón pasado blanco o apoyando el suyo en el otro flanco, mientras que el alfil, con su largo alcance puede hacer las dos cosas simultáneamente. Capablanca considera que la partida está ganada por las blancas, aunque no demuestra tal cosa con variantes. En todo caso la tarea de las negras para hacer tablas, sino imposible, es sumamente difícil.

Esta posición tiene todos los ingredientes que favorecen al caballo: todos los peones en el mismo flanco, peones bloqueados y, sobre todo, los peones blancos bloqueados en casillas de color del alfil (alfil malo). la ventaja de las negras es muy clara y posiblemente está cerca de ser decisiva (si es que no lo es ya)

Realmente no es necesario acompañar estas afirmaciones con variantes que las demuestren. Sirven para tener una idea de los factores posicionales que deben tenerse en cuenta a la hora de valorar estos finales, y que resumimos aquí:

  • Cuando hay peones en ambos lados, cuanto más desequilibrada está la cantidad de peones, más favorece al alfil.
  • La existencia de peones pasados, especialmente si están alejados, también resulta favorable al alfil
  • Cuando la posición de peones está bloqueada, es fundamental ver que bando tiene sus peones en las casillas por donde juega el alfil, pues ello resulta una desventaja evidente. Si es el poseedor del alfil (alfil malo) la ventaja del caballo suele ser muy grande. En cambio, si el bando del caballo tiene sus peones en casillas donde pueden ser atacados por el alfil, a menudo se encuentra en clara inferioridad.

Ahora veamos algunos ejemplos prácticos, sacados de partidas reales, donde podremos aplicar estos conocimientos: En este final, el alfil es superior al caballo debido a que la acción puede desarrollarse en ambos flancos, lo que favorece a la actividad del alfil. Otro factor, no menos importante, es que los peones negros son prácticamente inatacables (el de f5, que podría ser débil, solo puede ser atacado desde h4, casilla en la que el caballo no estaría bien) mientras que los blancos, y en especial el de «d3» , al estar bloqueados en casillas blancas, pueden ser objeto de ataque en cualquier momento. También las negras tienen cierta ventaja de espacio, lo que permite una mayor movilidad de su rey.

Smyslov,V – Tal,M Cto. URSS, 1964

32…Rf8 33.Rd2 Re7 34.Ce1 a6 […b5 es una amenaza fuerte, que las blancas solo pueden evitar al precio de una nueva debilidad.] 35.a4 a5 [35…Ae8 36.a5 bxa5 37. Cf3 era menos claro, pues las blancas colocan su caballo en «e5» y mantienen su rey para detener el peón pasado de las negras, y no se ve forma de que las negras puedan progresar, ya que no disponen de entradas para su rey. Por ello, las negras no quieren dejar salir el caballo y juegan para mantenerlo encerrado.] 36.Rc2 Ae8 37.Rb3[Evidentemente, ahora 37.Cf3 Axa4+ es mucho peor.] 37…Ac6 38.Ra3 Rf6 [El plan ganador consiste en aprovechar la pasividad de las piezas blancas para llevar el rey negro por h5-g4 y h3. Las blancas solo pueden evitar eso jugando h2-h3 pero luego ese peón estará también a tiro del alfil. Sin embargo, las cosas no resultaron tan fáciles como podría parecer a primera vista.] 39.Rb3 Rg6 40.Ra3 Rh5 41.h3 [Se consiguió el primer objetivo, y ahora el rey negro regresa a defender su peón «f5» para poder llevar el alfil a la casilla «e2».] 41…Rg6 42.Rb3 Rg7 43.Ra3 Rf6 [Esta triangulación fue realizada para que el rey blanco quede en b3, lo cual podría ganar un tiempo cuando las negras jueguen su alfil a «d1».] 44.Rb3 Ae8 [Ahora la amenaza es …Ah5 y Ad1. Las blancas deben aprovechar la ocasión de activar su caballo.] 45. Cg2 [Manteniendo el caballo en disposición de defender el peón «d3». Si 45.Cf3 Ah5 46.Ce5 Ad1+ (Ahora aparece el sentido de la maniobra de la jugada 42 y 43) 47.Ra3 Re6 48.Cc6 Ac2 49.Ce5 h6 y las blancas quedan en zugzwang, pues si 50.g4 Ad1] 45…Ah5 46.Rc2 Ae2 47.Ce1 Af1 48.Cf3 [Una defensa ingeniosa, aunque no basta para salvar la partida. En cambio, si [48.h4 Ae2 49.Rd2 Ah5 las negras trasladan de nuevo su alfil a c6, tras lo cual la entrada del rey por h5 y g4 decide fácilmente.] 48… Axh3! [Lo mejor. Después de 48…h6?! 49.Ce5! Axh3 50.Rd2! Re6 51.Rd1 la tarea de las negras se complicaría notablemente, pues las blancas defienden su peón «a4» con el rey, mientras su caballo en «e5» impide la entrada del rey adversario. Sin embargo, incluso en ese caso, las negras pueden ganar con una precisa maniobra: 51…Ag4+ 52.Cxg4 (52.Rd2 Ah5 53.Rc2 Ae8) 52…fxg4 53.Re2 h5 (no es suficiente 53…Rf5 54. Rf1 h5 55.Rg1 h4 56.gxh4! Rxf4 57.Rg2 g3 58.h5 Rg5 59.Rxg3 Rxh5 60.Rh3=) 54. Rd1 Rd7 55.Re1 (55.Re2 b5!! 56.cxb5 c4!–+) 55…b5!! (Esta ruptura, para crear dos peones pasados separados, decide la partida.) 56.cxb5 c4! 57.f5 h4 58.f6 h3 59.f7 Re7 60.b6 h2 61.b7 h1D+. O bien 54.Rd2 b5! 55.cxb5 h4! 56.gxh4 g3! 57.Re2 g2 58. Rf2 c4!.] 49.Cg5 Ag2 50.Cxh7+ Rg7 51.Cg5 Rg6 52.Rd2 [Una ingeniosa celada posicional. Las blancas ofrecen su peón de «a4» como cebo, para poder llevar el caballo a «e5» donde controla cualquier entrada del rey negro.] 52…Ac6 53.Rc1 Ag2 [Si 53…Axa4 54.Cf3 seguido de Ce5 y la victoria negra sería muy problemática. Pero las negras, correctamente, prefieren asegurarse la entrada de su rey por «h5» y mantener el ataque sobre el peón «a4» para más adelante.] 54.Rd2 Rh5 55.Ce6 [El intento de defender el peón g3 con 55.Re2 Rg4 56.Rf2 es respondido con 56…Ac6 tras lo cual el peón «a» de las negras decide la partida, por ejemplo: 57.Cf7 Axa4 58. Ch6+ Rh5 59.Cxf5 Ad7 60.Cd6 a4 61.Ce4 a3 62.Cd2 Aa4 y el peón corona.; Tampoco es suficiente 55.Cf7 Rg4 56.Ch6+ Rxg3 57.Cxf5+ Rxf4 58.Ce7 Re5 59.Rc2 (59.Cc8 Ac6 60.Cxb6 Rd6 seguido de …Rc7 con un final de peones ganador.) 59…Re6 60.Cg6 Ac6 61.Rb3 Rf6 62.Cf4 Rf5 y las negras ganan, atacando el peón d3.] 55…Ac6 56. Cc7 Rg4 57.Cd5 Rxg3 58.Ce7 Ad7! [Mejor que 58…Axa4 59.Cxf5+ Rxf4 60.Ce7 y las negras tienen ciertas dificultades ya que la variante similar a la del comentario anterior 60…Re5 61.Cc8 Ad7 62.Cxb6 Ac6 63.Rc2 Rd6 tiene un importante diferencia: no existe el peón blanco en «a4» lo que permite 64.Rb3 Rc7 65.Ca4] 59.Cd5 Axa4 60. Cxb6 Ae8 [Según el propio Tal, era más sencillo 60…Ac6 61.Cd5 Rf3 62.Ce7 Ad7 63. Cd5 a4] 61.Cd5 Rf3 62.Cc7 [Ahora las blancas ganan el peón «c5». Sin embargo, los dos peones pasados negros, uno en cada flanco, serán más peligrosos.] 62…Ac6 63. Ce6 a4 64.Cxc5 a3 65.Cb3 [65.Ce6 a2 66.Cxd4+ Rxf4 67.Cb3 Aa4 68.Ca1 Rg3 tampoco salva a las blancas.] 65…a2 66.Rc2 Rxf4 67.Rb2 Re3 68.Ca5 Ae8 69.c5 f4 70.c6 Axc6 71.Cxc6 f3 72.Ce5 f2 0–1

Aquí el final es favorable a las blancas, ya que el mayor radio de acción del alfil favorece el juego en ambos bandos. Además, el peón en g6, al estar situado en casilla blanca, está expuesto al ataque y obliga al rey negro a mantenerse defendiéndolo.

Spassky,B – Fischer,R Santa Mónica, 1966

35.h4 [Es importante mantener el peón en g6, donde siempre estará bajo ataque.] 35…Cc4 36.Re2 Ce5 [Si 36…Cd6 37.Rd3 para seguir con g4 ya que 37…Cf5 se responde con 38.h5] 37.Re3 Rf6 38.Rf4 [Aquí el rey no estará del todo bien colocado, en vista de la próxima jugada de las negras. Era más precisa 38.Ac2 para seguir con 39.Re4 y solo tras la respuesta negra 39…Re6 jugar 40.Rf4.] 38…Cf7 39. Re3 [Evitando la jugada …g5 que cambiaría los peones. Pero era más fuerte 39.Ad5 ya que entonces si 39…g5+ 40.hxg5+ Cxg5 41.Ac4 dejaría a las negras en zugzwang.] 39…g5?! [Intentando liberarse de su peón débil, aunque ahora las blancas pasarán el peón. Algo mejor era la repetición de jugadas con 39…Ce5 ya que, como hemos dicho, las blancas podrían jugar 40.Ac2! a6 41.Re4 Re6 42.Rf4 Rf6 43.g4 y la posición negra es muy difícil.; Según Gligoric, las negras podían hacer tablas con 39…Ch6 y si 40.Rd3 (Lo mejor es 40.Rf4 ya que si 40…Cf7 con la amenaza …g5+ puede ser contestado con 41.Ad5como en el comentario de la jugada anterior, donde tras 41…g5+ 42.hxg5+ Cxg5 43.Ac4 las negras quedan sin jugada, por ejemplo: 43… a5 44.a4 Ch7 45.Re4 Cg5+ 46.Rd5 Ce6 47.g4) 40…Cf5 41.Rc4 Cxh4 42.Rxc5 Re5 para llevar el rey al ataque del peón blanco sin perder tiempo. ] 40.h5 Ch6 [Aquí el caballo queda muy alejado del centro. Era preferible 40…Cd6 aunque en tal caso, sería el rey quien tuviese que ocuparse del peón pasado, lo que las blancas podrían aprovechar para llevar su rey hacia el otro flanco.] 41.Rd3 Re5 42.Aa8 Rd6 [42… Rf4 43.Rc4 Rg4 44.Af3+ Rh4 45.Rxc5 g4 46.Ae4 Rxh5 47.a4 y las blancas toman el peón a7, ganando con facilidad. Aquí destaca claramente la diferencia entre el alfil y el caballo cuando el juego se desarrolla en todo el tablero.] 43.Rc4 g4 44.a4 Cg8 45. a5 Ch6 [Hay que evitar el avance del peón. Si 45…Cf6? 46.h6 seguido de 47.Ae4 gana fácilmente.] 46.Ae4 g3 [Tampoco salva 46…Cg8 47.g3 Ch6 48.Ad3 Cg8 49.Ae2 Ch6 50.Rb5 y las blancas ganan.; y 46…Re5 47.Ad3 lleva a lo mismo] 47.Rb5 Cg8 48.Ab1 Ch6 49.Ra6 Rc6 50.Aa2 [Mejor que 50.Rxa7?! c4 51.a6? (51.Ae4+ todavía gana) 51…Rc7 y las negras logran tablas.] 1–0

También aquí la ventaja es para el alfil. A pesar de que la posición es bastante bloqueada, el juego en ambos flancos y la debilidad de los peones negros en el flanco de rey, que pueden ser atacados por el alfil, otorgan una clara ventaja a las blancas

Fischer, R – Taimanov, M Match Candidatos. Partida 4. Vancouver 1971

45.Rd3 [Ahora las blancas amenazan 46. Axc6 Rxc6 47. Rc4 con un final ganador, así que las negras deben mover su caballo dejando paso al alfil. Obsérvese que sería prematuro pasar al final de peones con 45.Axc6? Rxc6 46.Rd3 Rd5 47.b3 debido a 47…c4+! 48.bxc4+ Rc5 49.Rd2 Rxc4 50.Rc2 b5 y con su peón pasado alejado, las negras ganan.] 45…Ce7 46.Ae8 Rd5 [La primera parte del plan ganador incluye la entrada del rey blanco por el flanco de dama hasta la casilla «b5»] 47.Af7+ Rd6 48. Rc4 Rc6 49.Ae8+ Rb7 50.Rb5 Cc8 [Un truco que no varia el resultado de la partida, pero que era la única manera de resistir por parte del negro] 51.Ac6+ [51. Axg6?? Cd6#]51…Rc7 52.Ad5! Ce7 Esta defensa pasiva es la mejor, aunque resulte insuficiente. Si 52…Cd6+ 53.Ra6 Ce4 54.Af7 Cxg3 55.Axg6 Rc6 56.Ae8+ Rc7 57.Ra7 Ce2 58.Axh5 Cxf4 59.Af7+- el peón pasado decide con facilidad.] 53.Af7! [Obsérvese ahora de que sutil manera las blancas dejan a su rival en zugzwang (sin jugada)] 53…Rb7 54.Ab3! Ra7 [54…Cc8 55.Ad5+ Rc7 56.Ra6+-] 55.Ad1! [El alfil pasa a ocupar la gran diagonal, aprovechando que las negras no pueden mover el caballo, ya que el rey blanco penetraría por c6] 55…Rb7 56.Af3+ Rc7 [Si 56…Ra7 57.Ag2 y las negras quedan en zugzwang.] 57.Ra6 Cg8 58.Ad5 Ce7 [58…Cf6 sería parecido al comentario en la jugada 52 59.Af7 Ce4 60.Axg6 Cxg3 61.c4 también gana (61.Rb5+-) 61…Rc6 62.Ra7 Rc7 63.Af7+-] 59.Ac4! Cc6 [59…Rc6 60.Ab5+ Rc7 61. Ae8 llegaría a la misma posición] 60.Af7 Ce7 61.Ae8! [Finalmente se ha llegado a la posición de zugwang. Las negras tienen que jugar y esto es aquí una desventaja.] 61…Rd8 62.Axg6! [De no ser por este sacrificio las blancas no podrían progresar pero ahora ganan sin demasiados problemas.] 62…Cxg6 63.Rxb6 Rd7 [63…Ce7 64. Rxa5+-] 64.Rxc5 [64.Rxa5 Rc6 sería evidentemente un error] 64…Ce7 65.b4 axb4 66.cxb4 Cc8 67.a5 Cd6 [67…Rc7 68.b5 Ce7 69.b6++-] 68.b5 Ce4+ 69.Rb6 Rc8 70.Rc6 Rb8 [70…Cxg3 71.a6 Rb8 72.b6 Ce4 73.a7+ Ra8 74.b7+ Rxa7 75.Rc7+-] 71.b6 1–0


Deja un comentario

Ir arriba